Los años militares, 1937-1945

Tengo delante el expediente de mi abuelo, Ambrosio González, que me enviaron desde el Archivo Militar de Guadalajara. Son 25 folios, manuscritos o mecanografiados, que abarcan ocho años, 1937-1945. En el primero, donde se incorpora a la 135 Comandancia de la Guardia Civil de Fronteras en Aracena,  se halla una breve descripción física: “estatura 1 metro 585 milímetros, pelo castaño, ojos pardos, cejas al pelo, color blanco, nariz larga, barba poblada, señas particulares ninguna”. Nacido en Cubillos, provincia de Zamora, en 1916, mi abuelo acredita saber leer y escribir. En el folio 23 hay una declaración jurada de su puño y letra: “Motivos que le retuvieron en zona roja: No le afecta ya que el mismo día del alzamiento nacional se sumó al pueblo mencionado de Cubillos donde estaba residiendo, procediendo seguidamente a la ayuda material y corporal con los organismos de derechas”.

En 1937, con 20 años y en plena Guerra Civil, abandonó la albañilería y se incorporó como soldado voluntario en las tropas franquistas. Un día le pregunté a mi padre por qué se alistó. Dijo que por necesidad. Está bien: voy pensando que el azar y la necesidad mueven el mundo. ¿Mató a alguien? Según él, no, o al menos, nunca se lo contó. Pero sí que un día contempló la muerte de cerca. En la trinchera, un compañero le había preguntado si le apetecía algo de comer, se había levantado a por una lata de sardinas y le había caído un tiro en el pecho. Aquello le impactó. La imagen que conserva mi padre es la de alguien para quien no existían demasiadas diferencias ideológicas entre los contendientes. Éramos todos unos mandaos, decía. Como aquel republicano atrapado entre las alambradas de un muro, al que pudo haber disparado, y no disparó. Otro mandao.

El mandao despreciaba sobre todo a los falangistas. Unos cobardes que las habían hecho muy gordas. Y una de las palabras que más amasaba era el respeto, traducido también estéticamente en la obligatoriedad de llevar los zapatos bien limpios. Me sumerjo en su caligrafía, pequeña y adornada, y en el resto de prosa castrense. Al rato me canso y me digo que al día siguiente intentaré hacer un resumen. Pero esto último, una vez escrito, también lo descarto. Me aburre soberanamente. Bastará con soldado, cabo, sargento provisional, guardia civil y sargento. El fin de la guerra le sorprende en Guadalajara. Antes había viajado al frente de Madrid y desfilado por Barcelona. En 1945 se halla en Tarifa, desde donde parte con su familia a Marruecos. Sus highlights.

En total se le concedieron cinco condecoraciones: una Medalla de la Campaña, dos Cruces Rojas al Mérito Militar, una Cruz de Guerra y una Cruz laureada colectiva de San Fernando, impuesta por el Generalísimo en 1938. Del resto no hay fechas.

En el folio diez nos encontramos ante una hoja de castigos. En 1943 le impusieron un correctivo de dos meses de arresto por el quebrantamiento de un arresto anterior. Siendo sargento se había ausentado de una instrucción teórica, le castigaron a 14 días y se saltó el arresto. El castigo lo cumplió en una prisión militar de Sevilla. El resto del expediente consiste en una sucesión de instancias, coroneles que escriben a capitanes y viceversa, tratando de invalidar esa nota desfavorable. En el folio 22 hay un enlace. A finales de 1942 se casa en la iglesia de Valcabado, Zamora, con Angelita Luelmo, vecina de la localidad, calmada costurera y con cierta predisposición al pesimismo. La joven pertenece a una familia de campesinos, la zona se prestaba a fabricar pan, de la que sus hijos no llegarían a conocer demasiado. Él tiene 26 años. Ella 24. Y el 27 de abril de 1945  nace en Benavente, su primera hija, mi tía Mary.

¿No era demasiado bajo para ser militar? No te creas, bueno sí, pero andaba muy recto y a paso ligero. Como si desfilara. Durante toda su vida anduvo así. Impresionaba.

El último folio es una hoja de castigos impoluta.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s