Postdata

postdata

Estamos en una tarde calurosa de 1997, no demasiado lejos de la Facultad de Periodismo de la Autónoma de Barcelona. Dieciséis años después resulta improbable que algún día me diagnostiquen de esquizofrenia y sé que nunca he considerado el suicidio como una salida. A pesar de ello, esa tarde le digo a una amiga, estudiante de psicología, que voy a pegarme un tiro. Entiéndase la frivolidad. ¿Cómo pude olvidarme de esta escena? No recuerdo por qué lo dije exactamente, aunque recuerdo que durante el primer año acudí a clase con repulsión y pasaba mucho tiempo solo.

A los 19 años, juego en el equipo de fútbol de la universidad, poseo un regate endiablado y como el esquizofrénico, soy delantero. Probablemente llevo el número 11. No meto goles desde el córner, pero puede decirse que poseo una buena rosca. Salgo por las noches, fumo como un loco, ambos somos enamoradizos. Tampoco soy violento, pero recuerdo una pelea a puñetazos. Incluso en las horas más negras de la carrera fantaseo con matricularme en Filosofía, donde curso algunos créditos de libre elección. Mi fuerte es Historia de la comunicación social. ¡Saco matrícula de honor! No me cuesta estudiar. En el internado católico de Lérida, donde he pasado los cuatro años del instituto, existía un régimen estricto de reflexión, desayuno, instituto, comida, estudio, deporte, cena y estudio, que se sustituía los sábados por cánticos y los domingos por ir a misa. Estaban prohibidos, sin embargo, los libros que no formaran parte de las lecturas obligatorias del instituto y los curas te interrogaban cuando recibías cartas de chicas. Me la machacaba y pedía clemencia a Dios. Es un lugar común. De las bildungsroman. ¡Pero yo soy un personaje literario! No había periódicos, no había radios, no había televisión. Subía a la terraza, con el anorak y leía lo que me caía en las manos. Años después separaré a las personas en dos grupos: las que han leído Moby Dick y las que no. Fui feliz los tres primeros años. El último año no lo soportaba más, deseaba salir. Me matriculé en periodismo: quería escribir libros, artículos, ser alguien.

Sigo. Me gusta pensar que ambos somos educados y políticamente neutros, independientes, al margen. Fue justamente la frase del profesor B.B en aquella aula verde: “Yo no recuerdo a Vicente como alguien politizado, el más bien se mantenía al margen”. Me aburren esos columnistas que a las dos líneas ya sabes si son de derechas o de izquierdas. Y me enorgullezco de la confesión del profesor. Me he perdido…

Cuando vuelvo a mi pueblo por vacaciones (navidad, semana santa o verano) llamo por teléfono a mi padre, que trabaja como jefe de seguridad en la autopista, para acordar el lugar de encuentro y volver a casa juntos en el coche. Suelo viajar hasta Valencia en tren y si no, en el cercanías hasta Gandía. Nos saludamos torpemente y apenas hablamos en los trayectos. Sólo los cinco o diez primeros minutos y las preguntas de rigor. Él: ¿Cuándo tienes exámenes? ¿Viste el partido del otro día? ¿Qué día tienes la vuelta? Yo: ¿Cómo está la mamá? ¿Y Angela y Ana? ¿Viste el partido del otro día? Las respuestas son tenísticas: “A finales de enero”, “Disfruté, disfruté” o “El día 7″. Es ahora mismo  la imagen que me viene a la cabeza y la que seguramente conserve siempre. Los dos en silencio, sólo quizás la radio, por la autopista, es de noche y huele a tabaco negro.

Digo todo esto porque al ver una fotografía del esquizofrénico leyendo pensé que nuestras juventudes respectivas se asemejarían. No conozco a nadie de mi familia con esa afición, así que pensé que la fotografía debía decir algo sobre mí. Ni siquiera sé todavía qué tipo de libros leía. Mi padre dice que era un gran lector, pero ya dije que a mi padre no lo he visto nunca con un libro y  puede que exagere. Volvamos. No es el caso. Yo no recuerdo una presión asfixiante por los estudios, ni a mi padre desenfundando el cinturón para corregirme, nunca he probado las centraminas. Supongo que él las necesitó más. Yo me invento que tengo epilepsia para resultar más interesante ante las chicas. Él causaba envidia en el resto de alumnos. Él escuchaba voces. Yo, a los 35, sólo he visto morir a mi abuelo materno.

Una tarde le hice a mi padre una de las preguntas de esta historia: por qué nunca nos había hablado a mis hermanas o a mí de su hermano. “No me pareció que se debieran desenterrar esas cosas, revivirlas”, respondió. Es una frase errónea. Nunca han estado enterradas y aquí hay ya algunas pruebas. Hace poco también vi a un psicólogo por televisión: “Para pasar página, primero hay que leerla”. Me pareció más acertado, aunque el consejo pecara también de un excesivo optimismo. Hay que leerla, ¡para eso se escribe! pero es imposible pasar página. No hay más libros que leer. Como mucho, algún día mi padre no se lo reprochará tanto, yo me sentiré menos culpable, no convertiremos el suicidio en un accidente, no nos consideraremos bichos raros. Estaría bien. Pero ¿cuántas veces ha leído secretamente esa página? Desde el principio empecé a preguntarme que sentía en esos viajes nocturnos que emprendió en el Renault 5  para enterrarlos mientras cruzaba el país. Siempre ha acudido a préstamos. Como si no se hallara en el diccionario la palabra para describirlo: “Pues, imagínate” o “Un compañero de la autopista que vivió las tres muertes me dijo que nunca había visto nada igual, que se trataba como de una maldición”. Es una explicación absurda, pero adivino que para él la palabra maldición empezó a explicar esas cosas mejor que cualquier otra. Y que fue en ese momento, al borde del volante, cuando se instauró el silencio y la vergüenza. Ni una palabra más, ningún riesgo. Escribo esto y no puedo dejar de relacionar ese silencio con la derrota y la debilidad. A los fuertes se les debe poder atravesar.

Sin embargo, hay una página que mi padre no ha leído. No todavía. Y es preciso, me digo cogiendo fuerzas, que yo la ponga en limpio. Encontré a la embarazada. Vicente tuvo una hija. Sólo un inconveniente: la embarazada me pidió que le ayudase a buscarla. Estoy hecho de una pasta que me lleva a avergonzarme ahora de la euforia que sentí tras nuestra primera conversación telefónica. También es una historia dolorosa, pero la palabra maldición puede servirme. ¡Cuánto más azotado sería sucumbir a ella y seguir creyendo en demonios al acecho!

Coda: Hasta el momento, las investigaciones más cuidadas no han permitido responsabilizar de la esquizofrenia a ningún factor ambiental. Sí se ha verificado, sin embargo, una sobrecarga de acontecimientos vitales “estelares” (cambios de trabajo, de residencia, divorcios, partos, muertes de allegados, etc.) En cualquier caso, no es tarea sencilla interpretar esos hallazgos. (Antonio Colodrón. Las esquizofrenias)

Nota: El blog dejará de actualizarse durante un largo tiempo.

Anuncios

  1. Hoy he visto, en Madrid, el cuadro “El suicidio” (circa 1836), de Alexandre Gabriel Decamps (París, 1803-1860). Pertenece al Walters Art Museum, en Baltimore. (Aparece también en Google Imágenes).
    Además, en la revista “Muy Interesante” de marzo pasado dedican cinco páginas al suicidio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s